¡HOLA!

UN BLOG SE NUTRE DE VISITAS, COMENTARIOS Y VOTACIONES. ANÍMATE Y DEJA HUELLA EN ÉSTE.
¡AH! Y COMPÁRTELO EN LAS REDES SOCIALES, SI TE GUSTA. GRACIAS

domingo, 12 de junio de 2011

Las Alas de la Vejez (1982)



Se escapa cuesta abajo de hielo
la última carroza inverosímil;
un murciélago grande y certero
baja en picado y me saca los ojos.
Así queda al descubierto
que millones de agujas punzan
mis venas en cada pensamiento.





No hay tiempo para la narcosis
y, mientras tanto, ¡siguen tal lejos
las cumbres de agua!





Antes era su pulso en mis venas entero
pero la distancia, que es hechicera,
me deja tan sólo el rojo esqueleto
del amor, inútil despojo sin ella
-deseo insatisfecho de su cuerpo-
Insomnio abajo, corre la carroza de la huída
con el eco luminoso en sus espejos
de la lumbre aferrada a mi vientre.





Busco una salida en mi cerebro
pero ya sé que no está ahí la solución,
sino en sus caderas andaluzas
lecho para dormir el amor después de amar,
reposar en su curvo universo,
decir su nombre y casi expirar
y tatuar en el mío su pecho…





Insisten las punzadas en mis venas
¡las cimas del agua siguen tan lejos!
El murciélago baja en picado,
me da tiempo a ver que es muy viejo
antes de notar alas entre mis dedos.
                                R.