¡HOLA!

UN BLOG SE NUTRE DE VISITAS, COMENTARIOS Y VOTACIONES. ANÍMATE Y DEJA HUELLA EN ÉSTE.
¡AH! Y COMPÁRTELO EN LAS REDES SOCIALES, SI TE GUSTA. GRACIAS

jueves, 24 de noviembre de 2011

Cosa (poema de Fernando Mañueco)





Arrepentido y llorando
Atrapado en tantos miedos
Sin saber hasta cuando
Te me escapas entre los dedos

Sin dolor y sin quebranto
Dejé mi alma en tus manos
Una vela en la noche oscura
Cuna del odio, lecho del llanto
Ansias tristes, deseos vanos
Un beso sin amor y sin ternura
Miente quien se emboza en su manto
Miente el tinte en tus cabellos canos
Miente quien mintiendo jura.
La ilusión de su perdido encanto

Los atajos del camino
A través de los espejos
Pasadizos de un palacio
Hay que andar despacio
Si se quiere llegar lejos
A donde quiera el destino

Un gas letal que no huele
Un cuchillo de plata
La verdad duele
pero la mentira mata.



domingo, 13 de noviembre de 2011

Blanks from twothousandfour ( de Mar i bel Valdivia Palma )

Ese tipo de hombre, vestido del único

You the temptation

Dijo dios, pero hablaba tan bajito
"Delicious demons" yell.

No me basta con saberlo, fundaré tu nombre
como si el futuro fuera tierra y no promesa.

Los locos que no descansan para ser fuertes
los fuertes enloquecidos con la tregua que se negaron
Y yo invocando a ambos de pie, sobre la semieternidad
con los brazos a punto de claudicar sobre la espalda

Fue que veníamos contando y tu dijiste lo mismo y yo
cambié el pie.



Octubre 2004
(c) Mar ib el Valdivia Palma

"Delicious demons" is a line from a Sugarcubes song
If you happen to remember Björk back then, please let me know.

Blank Quattro ( de Mar i bel Valdivia Palma )

Toda la escasez en procesión ocupa un espacio inmenso.


Santander 2004
(c) Mar i bel Valdivia Palma

lunes, 7 de noviembre de 2011

Cara Roja (Lisa Benjamenta http://cara_roja.blogspot.com

Me impresionó muchísimo este poema y su "envoltorio". Si queréis saber más de esta autora Lisa Benjamente (pseudónimo) no dejéis de visitar la web que se indica.


AVISO: el nuevo proyecto está en esta nueva serie. Quede el texto que sigue como final de un proyecto inconcluso. Gracias por visitar http://cara-roja.blogspot.com. LB.


Muerte señor,
muerte perfecta,
muerte la casa negra
de la Luna.
Muerte del cielo pertinaz,
muerte del agua,
muerte de cara gorda,
de palabras tranquilas.
Muerte como en el libro
a mis espaldas,
muerte fingida de poeta,
profeta, ninfa, linfa
del cuerpo imaginado,
muerte cuarta desde abajo,
muerte nada.
Muerte, muerte feroz,
garras en la carne y la memoria,
muerte invertida, convertida,
las mujeres caminan por la tierra
bajo el sol que se entibia,
muerte advertida,
escucha, Lisa,
escucha
tus labios
que murmuran.


Gracias a todos por sus visitas y su paciencia.
http://cara-roja.blogspot.com
Hasta más ver, quedo su amiga
 

Lisa Benjamenta

Rima LIII de Gustavo Adolfo Bécquer







Por muy conocido que sea, siempre que leas este poema amarás un poco más la poesía.

Volverán las oscuras golondrinas 
en tu balcón sus nidos a colgar, 
y otra vez con el ala a sus cristales 
jugando llamarán. 

Pero aquellas que el vuelo refrenaban 
tu hermosura y mi dicha a contemplar, 
aquellas que aprendieron nuestros nombres... 
¡esas... no volverán!. 

Volverán las tupidas madreselvas 
de tu jardín las tapias a escalar, 
y otra vez a la tarde aún más hermosas 
sus flores se abrirán. 

Pero aquellas, cuajadas de rocío 
cuyas gotas mirábamos temblar 
y caer como lágrimas del día... 
¡esas... no volverán! 

Volverán del amor en tus oídos 
las palabras ardientes a sonar; 
tu corazón de su profundo sueño 
tal vez despertará. 

Pero mudo y absorto y de rodillas 
como se adora a Dios ante su altar, 
como yo te he querido...; desengáñate, 
¡así... no te querrán!



                                              G.A. Bécquer

jueves, 3 de noviembre de 2011

Las secuelas del incesto anidan en el subconsciente durante los meses de calor


Por Rebeca Álvarez Casal del Rey

http://lanochedeperfil.blogspot.com/


El interruptor de la lámpara, compañía
de cama. Silencio.
Algo bulle a lo lejos en el fondo del sueño.

La superficie
del agua
parece una capa sólida
que pudiera levantarse con las manos. Trepanación.
Su oscuridad
podría esconder
algo.

Una existencia inmóvil
aguarda. Seres
prediluvianos y dentados.
Sólo saber
que están ahí, que existen,
hace despertar.
El sudor, el pánico, el grito. La luz.
Siempre la luz
y su eterno idilio con la mano.

Demasiados
documentales. El sexo
supone conversación y tiempo
cuando se practica en compañía.      

¡Tantos rodeos!
Si existieran caminos más cortos...
Si realmente (como rezan los tópicos)
el hombre fuese el macho fecundador
que va directo al grano
y se repliega tras la cópula.
Y no insomnia a tu lado.

Si no tuviéramos cuerpo, si la estivación
del cocodrilo no supusiera una amenaza.
Si las manos
no fueran un atajo hacia la luz.
Si fuésemos sombras. Si sólo almas. Si Platón.



De Suponiendo la cicatriz como posibilidad de la herida
(2ªedición) 
Amargord, 2010

lunes, 31 de octubre de 2011

I Feel like Praying for an Equation





No hay nada más importante
nada de lo adivinado es certeza,
las certezas preguntan desde la nada cuál de ellas es más
importante
y respondemos dándole de comer sistemas a la tranquilidad.


De la invención que nace para bailar el paso a dos: creación y
crecimiento.
A la fatiga que muere a veces con dolor, no resignada.

Por mucho que esté
dentro del alma,
dentro del alma
no hay jerarquías
no más que
dentro
de una lámpara de aceite

cambio, cambio y cambio: el fósil de la idea.



I feel like praying for an equation.

Santander 2004.
(C) Mar i bel Valdivia Palma.
      foto y poema



sábado, 22 de octubre de 2011

Los Años


"Existen en nosotros varias memorias. 
 El cuerpo y el espíritu tienen cada uno la suya."
 Honoré de Balzac





Ya de vino, ya de fuego
de las pasiones son agua los años,
ya de almenadas arenas
que castillo soñaban ser
en el aire vigoroso e ileso
de aquél que fui, de aquél.

En mi pecho sereno, de hoy,
guardo, casi oculta, memoria
de aquellos sueños y anhelos.
Son recuerdos sin palabras
de esos que se enredaron
por las grietas espirales de la mente.

No hay verbo
sólo latido
vaivén de añoranzas
¡aquel lento ayer
cuajado de asimetrías!

El primer día de colegio
el primer amor, su adiós, 
el primer beso.
Dudas, caricias, miedos...
sólo futuro tenían
como todo lo primero.

De cada primer día,
de aquella primera noche,
brotan las cadenas del tiempo;
enloquecidas, sin Norte,
no imaginaban mis versos
ebrias de tantos goces.


Tras muchos poemas bellos
se achica el inmenso horizonte
se afirma el borgiano espejo
al que nunca más me asome.


 Me creen vencido mis años.
Me reclama, en secreto, el tiempo
que recuente sus eslabones
mas, por la gracia de tus besos
 no es tiempo de ese que estorba,
es tiempo de carne y sangre
tiempo que respira aire, 
que habla sin boca
¡que late!
Late contra el agua de los años
contra olvidados pecados
contra rutinas y amaños;
con atesorado amor late
el que se conquista
el que vale.
                   
                                                        R.

miércoles, 19 de octubre de 2011

El alma tenías (de Pedro Salinas 1923)


El alma tenías
tan clara y abierta,
que yo nunca pude
entrarme en tu alma.
Busqué los atajos
angostos, los pasos
altos y difíciles...
A tu alma se iba
por caminos anchos.
Preparé alta escala
—soñaba altos muros
guardándote el alma—
pero el alma tuya
estaba sin guarda
de tapial ni cerca.
Te busqué la puerta
estrecha del alma,
pero no tenía,
de franca que era,
entradas tu alma.
¿En dónde empezaba?
¿Acababa, en dónde?
Me quedé por siempre
sentado en las vagas
lindes de tu alma.


Pedro Salinas, 1923


martes, 18 de octubre de 2011

Vigilia por Diego Trad






En mis ojos se resume
el color negro de estos días.

Soy la brisa nocturna
que desenreda miedos:
un arco iris sin matices.

Emerjo de lo compacto,
de lo oscuro,
me revisto de astros
con el universo

y cabalgo las sombras
hasta alcanzar los petulantes
confines de la claridad.


http://pajaros-perdidos.blogspot.com/2011/07/vigilia_26.html

H num 14 Haiku del verso




Como crisálidas
aguardando la voz
viven las sílabas.
                                           R.

http://www.colarte.com/graficas/pintores/RayoOmar/RayOfcb098.jpg

sábado, 15 de octubre de 2011

H num 13






Otoño incierto
luz oblicua ensarta
hojas al viento
                          R.

H num 12




Sobre las rocas
estalla el azul,
aguarda el viento.
                        R.

H num 11



Vibra la vida
en inasible trino
las ramas vuelan
                             R.




miércoles, 12 de octubre de 2011

Cendal (por Tania Alegría)



Es de las mejores caracteristicas de este mundo conectado: poder encontrar a lo ancho del mundo tantos y tantas artistas que te emocionen. Ese el caso ahora. Publico aquí un emocionante poema de Tania Alegria que conocí por la red y que ella ha tenido la generosidad de aceptar que se incluya en este blog.


De una tumba a un destiempo
trenzamos un cendal de paradojas.
No existe en el diseño de mis mapas
un territorio abierto a las colmenas:
si fueses miel yo no sería boca.
Si fueses fuente no sería sed.
Por otro lado
(hay siempre el otro lado de la hipótesis)
no existe en el rondel de tus esferas
vía para mi elíptico trayecto.
Si fuese cumbre no serías cóndor.
Si fuese fiera no serías caza.
Sin embargo
(hay siempre un sin embargo al quemar naves)
al pensarte veneno, sal, resina, 
qué lástima me da que no haya sido.

Tania Alegria
http://artesanosliterarios.blogspot.com/2011/10/tania-alegria.html

lunes, 10 de octubre de 2011

Obsequio (por Elisa Lattke)


Déjame amarte suavemente 
con la palabra precisa que te falta, 
con la honesta verdad que te profeso 
como si fueses aire que te respirara. 

Déjame sentirte en tiernos vuelos 
con las alas tendidas cada tarde, 
para posarme sobre el hombro de tus noches 
para sentirte en mi ocaso cuando arde... 

Déjame ser la paloma que esperabas, 
ave inocente del amor que en tu balcón posara; 
la que anide en el rincón floreado con tus rosas 
para saciar la sed su tu boca de almibara. 

Y si alguna vez ya no amanezco... 
Y fría me recoges llevándome a tu pecho, 
piensa que te dejo el alma entera 
para darte lo mejor, ¡si nunca te di nada! 
y sólo pude regalarte dos palabras... 

La caricia perdida con el beso no dado, 
la mirada deseada del amor que se acaba; 
de un amor que termina para siempre en la nada, 
las palabras precisas que te dejo en el alma. 


Elisa (http://lacharcadeelisa.blogspot.com)

viernes, 7 de octubre de 2011

El principio (por Rubén Ochoa)


A través de la red entré en contacto con Rubén Ochoa y su extraordinaria sensibilidad. Elegí este texto en prosa poética para incluirlo aquí. Leyendo en este blog otros relatos y los versos ubicados bajo el epígrafe "Renacimiento" es fácil comprender el por qué de la elección. Al final del texto hay 'link' a su 'blog'.


El principio
Él debía morir para renacer. Mi mano fue su mano y después del último latido cerré sus ojos para abrir los míos. Coexistir era imposible; él con sus formas definidas, aceptadas, vivía encerrado entre cuatro paredes que simulaban ser blancas; yo no existía, en un mundo apenas visible mientras dormía con los ojos abiertos, sin soñar pero presintiendo el borde de un sueño.
   Fue durante una noche de principios de año, no sé en qué mes pero seguro era verano, las estrellas frías e insensibles parecían estar al alcance de las manos, igual que la daga y los reclamos. Las ventanas insensibles cerraban el paso, cambiando todo el tiempo de lugar para evitar que el viento entrara aullando. Fuimos cómplices. Él extendió los brazos ofreciendo desnudo el pecho, yo tomé la daga con algo de desprecio, él sonrió sabiéndose muerto, yo sonreí sabiéndome reflejo. La daga atravesó el corazón, que dejó de latir para latir de nuevo en un pecho que antes eran dos. Así la noche asistió a ese asesinato que fue suicidio y también parto.
   Ahora camino herido, me busco en los espejos y en las sombras, en los laberintos sin memoria, en las calles que siento ajenas pero mías, en las noches y en los días. Ahora soy yo y eso es lo que importa. 
(Rubén Ochoa http://rubenochoa.tumblr.com/)

jueves, 6 de octubre de 2011

RUMBO (sin Espronceda)



Todos los rumbos son míos,
devoro tigres de papel
hasta que amanezca,
sin arenas de relojes de falsa simetría
sin veletas muertas de viento
y de altiva soledad, de frío.

Con la brújula enloquecida
en el magnético campo de la belleza,
ajeno a caminos u horizontes,
esta parálisis me vive
y yo la vivo en puro éxtasis.

No sé, pero lo sé.

Son míos los verbos y los acentos
mas también la posibilidad del silencio,
guardar silencio
gastar silencio, a raudales,
hasta que amanezca.
¡Hasta que amanezca!
ahuyente el torbellino
un cielo rosa, 
de sangre aguada
que señalará, más allá de toda duda,
dónde está el Oriente;
para que vuelva el viento
a seguir la indicación de la veleta
para que vuelvan las arenas
a ceder al tiempo
y vuelva mi voz 
como vuelve el eco. 
                                                               R.


lunes, 19 de septiembre de 2011

Monumento al mar (de Vicente Huidobro)

Estoy en estos momentos contemplando el mar (y seguramente, él a mí) por lo que no me puedo resistir a incluír este "monumento" de Vicente Huidobro como entrada de hoy en este blog. Es extenso, minucioso y muy bello... como su modelo. ¡Disfrútalo!






Paz sobre la constelación cantante de las aguas
Entrechocadas como los hombros de la multitud
Paz en el mar a las olas de buena voluntad
Paz sobre la lápida de los naufragios
Paz sobre los tambores del orgullo y las pupilas tenebrosas
Y si yo soy el traductor de las olas
Paz también sobre mí.

He aquí el molde lleno de trizaduras del destino
El molde de la venganza
Con sus frases iracundas despegándose de los labios
He aquí el molde lleno de gracia
Cuando eres dulce y estás allí hipnotizado por las estrellas

He aquí la muerte inagotable desde el principio del mundo
Porque un día nadie se paseará por el tiempo
Nadie a lo largo del tiempo empedrado de planetas difuntos

Este es el mar
El mar con sus olas propias
Con sus propios sentidos
El mar tratando de romper sus cadenas
Queriendo imitar la eternidad
Queriendo ser pulmón o neblina de pájaros en pena
O el jardín de los astros que pesan en el cielo
Sobre las tinieblas que arrastramos
O que acaso nos arrastran
Cuando vuelan de repente todas las palomas de la luna
Y se hace más oscuro que las encrucijadas de la muerte

El mar entra en la carroza de la noche
Y se aleja hacia el misterio de sus parajes profundos
Se oye apenas el ruido de las ruedas
Y el ala de los astros que penan en el cielo
Este es el mar
Saludando allá lejos la eternidad
Saludando a los astros olvidados
Y a las estrellas conocidas.

Este es el mar que se despierta como el llanto de un niño
El mar abriendo los ojos y buscando el sol con sus pequeñas manos temblorosas
El mar empujando las olas
Sus olas que barajan los destinos

Levántate y saluda el amor de los hombres

Escucha nuestras risas y también nuestro llanto
Escucha los pasos de millones de esclavos
Escucha la protesta interminable
De esa angustia que se llama hombre
Escucha el dolor milenario de los pechos de carne
Y la esperanza que renace de sus propias cenizas cada día.

También nosotros te escuchamos
Rumiando tantos astros atrapados en tus redes
Rumiando eternamente los siglos naufragados
También nosotros te escuchamos

Cuando te revuelcas en tu lecho de dolor
Cuando tus gladiadores se baten entre sí

Cuando tu cólera hace estallar los meridianos
O bien cuando te agitas como un gran mercado en fiesta
O bien cuando maldices a los hombres
O te haces el dormido
Tembloroso en tu gran telaraña esperando la presa.

Lloras sin saber por qué lloras
Y nosotros lloramos creyendo saber por qué lloramos
Sufres sufres como sufren los hombres
Que oiga rechinar tus dientes en la noche
Y te revuelques en tu lecho
Que el insomnio no te deje calmar tus sufrimientos
Que los niños apedreen tus ventanas
Que te arranquen el pelo
Tose tose revienta en sangre tus pulmones
Que tus resortes enmohezcan
Y te veas pisoteado como césped de tumba

Pero soy vagabundo y tengo miedo que me oigas
Tengo miedo de tus venganzas
Olvida mis maldiciones y cantemos juntos esta noche
Hazte hombre te digo como yo a veces me hago mar
Olvida los presagios funestos
Olvida la explosión de mis praderas
Yo te tiendo las manos como flores
Hagamos las paces te digo
Tú eres el más poderoso
Que yo estreche tus manos en las mías
Y sea la paz entre nosotros

Junto a mi corazón te siento
Cuando oigo el gemir de tus violines
Cuando estás ahí tendido como el llanto de un niño
Cuando estás pensativo frente al cielo
Cuando estás dolorido en tus almohadas
Cuando te siento llorar detrás de mi ventana
Cuando lloramos sin razón como tú lloras

He aquí el mar
El mar donde viene a estrellarse el olor de las ciudades
Con su regazo lleno de barcas y peces y otras cosas alegres
Esas barcas que pescan a la orilla del cielo
Esos peces que escuchan cada rayo de luz
Esas algas con sueños seculares
Y esa ola que canta mejor que las otras

He aquí el mar
El mar que se estira y se aferra a sus orillas
El mar que envuelve las estrellas en sus olas
El mar con su piel martirizada
Y los sobresaltos de sus venas
Con sus días de paz y sus noches de histeria

Y al otro lado qué hay al otro lado
Qué escondes mar al otro lado
El comienzo de la vida largo como una serpiente
O el comienzo de la muerte más honda que tú mismo
Y más alta que todos los montes
Qué hay al otro lado
La milenaria voluntad de hacer una forma y un ritmo
O el torbellino eterno de pétalos tronchados

He ahí el mar
El mar abierto de par en par
He ahí el mar quebrado de repente
Para que el ojo vea el comienzo del mundo
He ahí el mar
De una ola a la otra hay el tiempo de la vida
De sus olas a mis ojos hay la distancia de la muerte



                                                              Vicente Huidobro

miércoles, 14 de septiembre de 2011

La llamada (1983)

Vivo estoy bajo la muerte
que habita arriba
entre dormida y transparente.
Después del día último
los papeles se invierten:
yo, bajo la tierra, soy el vivo
y arriba todo es inerte.

Se diría que guardo el pasado
escrito en vidrios amarillos
para, un día, herirme con su oro
y desangrarme
y ser planeta,
heredar la paz eterna del cementerio.

Un día me haré escenario
me heriré,
me haré planeta
con la más sencilla de las recetas.

(siento que me invita la tierra
llamando a la tierra que llevo dentro).
                                 R.






Dibujo de Umbriel. Tintas sobre papel (2008)

viernes, 9 de septiembre de 2011

Memoria

Ahora algo puede contarse, aunque algunos detalles deben quedar al margen para proteger a los inocentes.

Dibujo del autor en tinta sobre papel (2006)

Cuentas memoria mía ya con años
los que más no tengo, los del pasado;
tú, sabia, embalsamas el pecado,
decoras amores y  desengaños,

como voces pintas lo que son ecos
someros reflejos trocas en luces
no sé si me engañas o me seduces
¡Ah, lujuria de aquellos besos secos!

Por más que sea sincero el olvido
prefiero caer contigo en incesto
sobre el dulce dolor de lo vivido

incierto lecho en el que me acuesto
contigo para escuchar tu latido
que habla del ayer y calla el resto.
                                                                   R.

martes, 6 de septiembre de 2011

Amanecer en el valle de Rodalquilar


                                              Foto del autor en Rodalquilar (2007)  R.



En esa hora que no es hora
me despido de la noche;
van a tener lugar, al fin
cielo, tierra y mar.
Canta el gallo
en punto la aurora,
hacia ella arrastra el poniente,
en notas broncas,
enredadas mis miradas
y las voces de aquellos árboles
viejos ya de vendavales.
Con esta luz son veleros varados
que a duras penas retienen
sus caprichosos aparejos,
se desgañitan en vano
en una lengua que no entendemos.

Como una suerte de agua ausente
discurre, valle arriba, la vida
se aposentan los colores
que la noche olvida
y, en presagio de derroche,
el primer rayo 
de sangre y espigas,
alcanza mis pupilas
como me alcanzó el amor
antes, cuando te miraba
mientras dormías,
mientras soñaba.

                                   R.
(... quiero aprender a transitar
las infinitas bifurcaciones 
de tus inasibles sueños)

La Inocencia Caída ( de Mar i bel Valdivia Palma )

Hay veces que se conmueven los infiernos de la inanición y se arrancan a comer hambre. Lejos de los infiernos pues y de los festines. Dicen que Jesús ayunó desiertos ( y esperó piedras ) y venció. La tentación no resucitó ni murió a los treinta y tres. Años. Ni el tiempo eterno ni el espacio eterno tuvieron noticia alguna de su desaparición. No comer cuarenta días y negarle a los demonios el vestido de paraíso. No negar a los demonios. Dar los pasos alejando los pies y el corazón de los infiernos, al ritmo del corazón y los pasos. Aún en el invierno con sol.

(C) Mar i bel Valdivia Palma.

Pesa la soledad como toda la inocencia caída. Será la sonrisa descargada, como lo fueron las manos, la nueva voz.