¡HOLA!

UN BLOG SE NUTRE DE VISITAS, COMENTARIOS Y VOTACIONES. ANÍMATE Y DEJA HUELLA EN ÉSTE.
¡AH! Y COMPÁRTELO EN LAS REDES SOCIALES, SI TE GUSTA. GRACIAS

domingo, 18 de mayo de 2014

YA NO SOY



                viejo poeta, mírala mirarte
                con ojos que constelan otro cielo
                donde no tiene puerto tu esperanza.
                                                        (Julio Cortázar)



                                                                         A mi madre


Ya no soy,
no puedo ser
no sé
no quiero,
si tú no me recuerdas.

Lo que aún tengo de ti
es el timbre de tu voz
con ecos del sordo vaivén agudo
de la cuna.
Es el timbre de tu voz
con mi nombre como un grito
cuando de la tuya solté mi mano,
esa cuyo tibio calor ahora alabas
sin nombrarme.

Tu voz,
que me hace niño
que construye en el aire barquitos
de juncos
y cuentos muy viejos,
tu voz de colorín, colorado...
Te preguntaba yo mucho entonces,
mirando hacia arriba,
si era peor ser sordo o ciego;
¡qué amarga la respuesta
que me ha dado el tiempo!


Te escucho para tenerte
te oigo para estar vivo.

¿Qué ves, madre, cuando me miras?
¿Quién eres cuando te miro?

Ya no soy,
no puedo ser
no sé
no quiero,
si tú no me nombras.

En este huracán de sentimientos
que ahora me aturde
vuelan astillados recuerdos
partidos por en medio
porque sólo mi lado queda.
Me hieren violentos,
arrancan trozos de mi carne
que es tuya,
que fue contigo una...
aunque tú no lo recuerdes.

¡Ay, este dolor
que duele sin latidos!
Saber que no me sientes,
sentir que ya no sabes.

Quisiera volver a tu interior
para decirte desde dentro
que soy yo
que soy yo...
darte mi sangre toda,
despertar de nuevo tu conciencia
de bella mujer andaluza,
llenar de cimientos tu mirada
y devolverte al fin el regalo
que me hiciste aquel día,
aquella bendita hora
cuando más calor hacía.
                                                        R.

sábado, 17 de mayo de 2014

RECÍBEME ( Ana Arés )





IMAGEN DE UMBRIEL 2013



Recíbeme otra vez. La primera vez.
Ábreme una vez más de par en par tus puertas.
 
 
Ya me he purificado. Mis plegarias
vuelan al infinito y los demiurgos
ya no los reconozco. No soy más extranjero.
 
 
He asperjado azahares.
He prendido la esencia
y he dejado tan solo
la luz que tú conoces,
la que solo toleras.
La más mínima luz.
 
 
Yo sé que me dirás están abiertas
las puertas a que llamas.
...Mas yo me inclinaré con reverencia
otra vez, esta vez, la misma vez.
                                                            (AA)


jueves, 15 de mayo de 2014

VIVIR ES LA RESPUESTA (por gentileza de AVL)





Imagen por Umbriel 2012









Sólo existe el impulso. Una emoción visceral e indefinible que empuja las palabras a través de un rastro de tinta. La huella eterna de algo efímero.

Escribo sobre reflexión. Escribo sobre escritura.

Resulta paradójico. Se plantea como una espiral, unificando dos significados en una duda: ¿La gallina o el huevo?

Absténganse pensamientos científicos. Desvirtúan la magia de la metafísica. De la reflexión en sí misma. De pensar que piensas, sin propósito concreto.

Propósitos. Pierdo el tiempo invirtiéndolo en mí, sin una meta a la vista, únicamente dejando fluir el placer del autoconocimiento. Manejar los recursos más antiguos del ser humano para hallar una respuesta aún sin confirmar. Para hallar conformidad. Para hallar-te. Hallar-nos.

¿Hallarse a uno mismo es algo para lo que estamos preparados?

Quizá la pregunta debería ser:

¿Hallarse a uno mismo es algo para lo que estamos capacitados?

No sabemos dar respuesta a quiénes somos. Simplemente somos, o creemos que somos. Creemos que existimos y nadie nos da muestras de ello. Ni tampoco de lo contrario.

Desvaríos. Concatenación de pensamientos que plantean nuevas cuestiones sin resolver las anteriores. Sin respuesta.

¿Tiene sentido buscar una respuesta?

Quizá la pregunta debería ser:

¿Tiene sentido encontrar la respuesta?

No se puede hablar de respuesta. No se debe.

Hablamos de conclusiones, que convertimos en respuestas porque nunca nadie ha logrado refutarlas.

Pero, ¿cómo estamos seguros de su certeza?

Nunca estamos seguros. Vivimos sumidos en una absoluta incertidumbre de la que no logramos salir.

Vivir. Esa es la respuesta.

 
 

 
 
 

POEMA VISUAL #1 DE Luna Genovés

 
 
 
DESBORDANDO LIMITES
CON CORAZÓN