¡HOLA!

UN BLOG SE NUTRE DE VISITAS, COMENTARIOS Y VOTACIONES. ANÍMATE Y DEJA HUELLA EN ÉSTE.
¡AH! Y COMPÁRTELO EN LAS REDES SOCIALES, SI TE GUSTA. GRACIAS

sábado, 29 de junio de 2013

Acordes de tango (sin Gardel)







Del aire,
del aire vengo huyendo,
hace años, muchos,
hace muchos versos;
quiero esquivar su necesidad
quiero saltar el abismo abierto
de mi propio sepulcro,
seguir después,
seguir.

La ensoñación de no ser mortal
empapa mis pensamientos
aturde cualquier sentido
difumina los recuerdos,
los abate al fin
con olas de futuro,
inacabables.

Me hallo contemplando, sin respirar,
un par de espejos enfrentados

dando eco a una voz que no es voz
es luz de niebla.
Va, viene, va....
se diría colgada de acordes de tango,
décadas de nada
que parecen nada,
desde lejos
que nada de cerca son,
ni recuerdos.

Dice cosas muy quedas,
dice miedo, dice eterno;
me habla del poder sobrenatural de las palabras:
todo será como yo lo nombre.
Deja huellas invisibles, rimadas
como pasos en el andén
de una estación desierta.

Pero el aire me falta,
huir no sirve,
rimar no basta.

De espejos rotos se puebla el universo,
abro los ojos cegado de estruendo,
gime la mecedora,
dice que el no morir es eso,
un juego infantil de reflejos,
eternizar el instante
enlazando geometrías,
giro tras giro de un caleidoscopio.

Pero yo sé que no es cierto,
bastaría con no nacer para esquivar el fin
para evitar la necesidad de aire.
El no morir que yo quiero
cruje de azar
arde en lo incierto

y tiene que ver con recuerdos
en las memorias de aquellos
que hayan hablado mis versos.


                                                               R.