¡HOLA!

UN BLOG SE NUTRE DE VISITAS, COMENTARIOS Y VOTACIONES. ANÍMATE Y DEJA HUELLA EN ÉSTE.
¡AH! Y COMPÁRTELO EN LAS REDES SOCIALES, SI TE GUSTA. GRACIAS

sábado, 11 de enero de 2014

BENNU (por A.V.L.)






-PARTE 1-


Trata de apagar una vela con el puño. No golpeándola, sino apretando.
Sé consciente de cómo el calor se desliza entre tus dedos a medida que los vas cerrando alredededor del cordel que sostiene el fuego, y de cómo penetra en la carne. Siente tu piel burbujear y hervir bajo su efecto. Está tan caliente como la cera que gotea desde la superficie. Observa tu mano fundirse con el dolor hasta que éste se haga líquido y correteé por tu interior igual que una gota de agua resbalando por el cristal.
La llama se apagará al instante, pero el dolor seguirá allí. Tu puño se ofrece como una máscara, sin mostrar lo que ocurre en su interior. Por fuera tiene buen aspecto. Dentro se encuentra el sufrimiento. Negro. Ahumado.
Al cabo de un rato, el dolor se vuelve intermitente. Cuando crees que va a detenerse, vuelve. Una y otra vez. Palpita.
Podrás creer y creerás que es mejor abrir el puño y dejar a la vista lo que ocurre detrás de la máscara, pero en lugar de eso lo cerrarás más fuerte, tratando de oprimir el daño… Tratando de romperlo.
Pero no cede, sino al contrario. Se hace más intenso.
No eres capaz de entender por qué, por qué tu cuerpo se dispone a que sufras más cuando lo que tú pides es que se detenga… Y olvidas  por qué esa vela estaba encendida si lo único que ha hecho ha sido herirte.







-PARTE 2-


Enciendes la vela de nuevo… Y entiendes el motivo.
Al prenderla, la habitación, que había quedado a oscuras, se ilumina. Y el calor de la llama se esparce por el aire hasta acariciarte, y te hace sentir bien.

Es en ese momento cuando comprendes que serías capaz de enfrentarte al mayor de los incendios con las manos desnudas sólo para repetir esa sensación.